Puente


El puente flotante sobre el río Ozama se construyó pensando en una utilidad “provisional”, la cual se ha extendido por 16 años, pero ya no resiste más: un estudio reciente revela que podría colapsar en cualquier momento.


El informe, realizado por la empresa Ciramar Shipyards a solicitud de la Armada de la República Dominicana, entidad encargada de las operaciones y mantenimiento de las barcazas, advierte sobre la gravedad de los daños.


La inspección realizada los días uno y dos de febrero de este año indica que el puente tiene desperfectos en un 75 % de su estructura, por lo que recomienda prohibir el paso de vehículos pesados tales como camiones y autobuses cargados de pasajeros, hasta reemplazar las barcazas.


Sin embargo, el tránsito en el puente, que comunica al Distrito con Santo Domingo Este, continúa en su cotidianidad. La advertencia ha hecho que de manera particular se tomen medidas. La empresa licorera Dupuy Barceló envió una circular a sus empleados recomendándoles que no utilicen la estructura, a fin de prevenir hechos lamentables.


El comunicado, de fecha del 7 de marzo, explica: “A todo el personal queremos comunicarles que el puente flotante sobre el río Ozama presenta un deterioro avanzado y podría colapsar en cualquier momento, por lo que les pedimos no usarlo, y así evitaremos tener que lamentar cualquier tragedia, porque todos tenemos gran valor como seres humanos y como parte de la familia de esta empresa Dupuy Barcelo”.


El estudio destaca tres puntos del puente donde el deterioro ha causado estragos. Presenta considerables deformaciones, oxidación y desgaste en las columnas y vigas que soportan la mayor carga de la estructura, ubicadas en las superficies libres de los tanques, que son los carriles centrales del puente. Deformaciones de una cantidad considerable de cuadernas longitudinales y verticales laterales como consecuencia de las operaciones marinas.


Resalta que tanto la cubierta en la zona peatonal y de seguridad como las escaleras de acceso a los tanques y los registros que dan a cada escalera, en su gran mayoría, están deteriorados.


Además, dice que la tripulación debe estar en constante operación de bombeo para poder mantener la flotabilidad, estabilidad e integridad de las barcazas.
Puente no recibió mantenimiento


El documento señala lo siguiente: “Reconociendo que este puente es estratégico para el flujo vial cotidiano y no se debe remover, ya que debido a su mala condición estructural pudiera colapsar en cualquier momento; hacemos a continuación algunas recomendaciones”: prohibir el paso de vehículos pesados como camiones y autobuses cargados de pasajeros.
Fabricar una barcaza, que pudiera tomar hasta 6 meses en construirla, para remplazar una de las que están sirviendo de puente.


Asimismo, remover la barcaza a sustituir y colocar la nueva en su sitio. Precisa que esto puede tomar uno o dos días, por lo que recomienda realizar esta maniobra entre sábado y domingo, luego fabricar la otra restante y reemplazarla.


Una vez removidas, inspeccionarlas minuciosamente y preservar las viejas para servicio a las instaladas.