Decapitado


Un hombre saudí fue decapitado hoy con un sable por contrabando de anfetaminas en el noroeste de Arabia Saudí, informó el Ministerio saudí del Interior.


En un comunicado, difundido por la agencia de noticias saudí, SPA, Interior explicó que el contrabandista fue ejecutado en la región de Tobuk.


La condena a muerte fue dictada por un tribunal penal, confirmada por las cortes de Apelación y Casación y aplicada tras una orden del rey saudí, Salman bin Abdelaziz.


Hace una semana, dos hombres saudíes y un jordano fueron decapitados también por contrabando de anfetaminas, y un saudí y un catarí, por asesinato.


En el reino saudí se cumple estrictamente la ley islámica o “sharía”, que castiga con la pena capital a los culpables de asesinato, contrabando de drogas, hechicería y otros delitos.


Las organizaciones de derechos humanos han denunciado que desde la llegada de Salman bin Abdelaziz al trono hace poco más de un año se ha disparado la aplicación de la pena capital, que pasó de 87 casos en 2014 a 153, en 2015.


Solo el pasado 2 de enero, las autoridades ejecutaron a 47 personas, entre ellas el clérigo chií opositor Nimr Baqir al Nimr, lo que desató una grave crisis diplomática con Irán y duras críticas internacionales.