Bomba


Un vuelo de Virgin Australia que cubría la ruta entre Sydney y Los Ángeles fue desviado después de que la aerolínea recibiese una amenaza de bomba que resultó ser falsa, dijo la empresa el miércoles.


El avión se vio obligado a tomar tierra en Brisbane, una ciudad en el oeste de Australia, tras la amenaza.


La policía federal australiana registró la aeronave y determinó que no había peligro alguno, explicó la operadora del vuelo en un comunicado. Una portavoz declinó ofrecer más detalles sobre la amenaza.


El avión retomó su vuelo a Los Ángeles el miércoles por la noche.