Presidente


La Presidencia de la República, a través del ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, mostró su desacuerdo con la elección de Mario Vargas Llosa como Premio Internacional Pedro Henríquez Ureña 2016, porque, a su entender, el escritor peruano ha irrespetado a las instituciones estatales del país.


En declaraciones difundidas por la Presidencia, Montalvo dice que aunque respeta el fallo del jurado, y no cuestiona la trayectoria profesional del escritor, “es una decisión inapropiada otorgarle este galardón, por tratarse de una persona que en momentos en que la República Dominicana se defendía de una campaña internacional en su contra, realizó pronunciamientos agresivos y falaces sobre las leyes y su aplicación en el país”.


Las palabras del ministro confirman la postura del gobierno, que ya había tildado el fallo de “imprudencia política”, en la voz de su vocero, Roberto Rodríguez Marchena.


A consideración de Montalvo, “el sentido humanista, latinoamericanista, plural y progresista de la obra de nuestro Pedro Henríquez Ureña, no tiene continuidad en la forma irrespetuosa y ofensiva con que Mario Vargas Llosa ha tratado a la nación dominicana. Una nación que le ha dado mucho, desde temas para sus novelas, hasta otorgarle la Orden Heráldica de Cristóbal Colón en el Grado de Gran Cruz Placa de Plata en el año 2010”.


El premio a Vargas Llosa fue otorgado por un jurado independiente, conformado por reconocidos intelectuales nacionales e internacionales, que actuaron de manera libérrima. Esta es una decisión que, según lo establecido, es inapelable, pero que la Presidencia deja claro que no la comparte.