EEUU


Dos empleados de la embajada de Serbia en Libia, secuestrados en noviembre pasado, murieron en los bombardeos estadounidenses de una base del grupo Estado Islámico (EI) en ese país el viernes, informaron hoy las autoridades serbias.


El ministro de Asuntos Exteriores serbio, Ivica Dacic, declaró hoy a la prensa en Belgrado que no ha habido confirmación oficial por parte de las autoridades libias sobre su fallecimiento ya que aún se espera la identificación.


“Hemos recibido fotografías que indican que casi con toda probabilidad la información es exacta”, explicó Dacic.


La diplomática Sladjana Stankovic y el chófer de la embajada serbia en Trípoli, Jovica Stepic, fueron secuestrados el 8 de noviembre pasado en las cercanías de la ciudad de Sabratah, al oeste de la capital libia.


El secuestro tras un ataque de varias personas armadas a un convoy de vehículos en que el se encontraba también el embajador serbio en Libia.


Sus cadáveres serán transportados en los próximos días a Serbia para su entierro, anunció Dacic.


El ministro declaró que las autoridades serbias y los servicios de seguridad no han tenido ningún contacto con los secuestradores ni han recibido ninguna exigencia, de modo que no hubo negociaciones sobre los secuestrados.


El Gobierno estadounidense confirmó ayer haber bombardeado un campo de entrenamiento del grupo yihadista EI en Libia cerca de Sabratah, en el que murieron unas 40 personas, y señaló que los extremistas que estaban en él suponían “una amenaza directa” para Estados Unidos.