Acuchillado


Un sacerdote hindú murió hoy a machetazos en un ataque contra un templo de esa fe en el norte de Bangladesh, en el que también resultaron heridos dos devotos, en la primera acción de este tipo en 2016 en este país de mayoría musulmana tras un año de atentados selectivos, informó a Efe una fuente policial.


El ataque tuvo lugar en el distrito de Panchagarh de la provincia septentrional de Rangpur, cerca de la frontera con la India, dijo una fuente de las fuerzas del orden en la zona.


Según fuentes policiales y testigos citados por medios locales, al menos tres agresores lanzaron piedras, dispararon e hicieron estallar artefactos explosivos de baja intensidad en el lugar, causando heridas a dos personas.


El sacerdote, de unos 50 años, falleció a causa de los cortes que le asestaron con un arma blanca en el cuello los atacantes, que llegaron al lugar y lo abandonaron en motocicleta.


Ningún grupo extremista ha reivindicado de momento la acción, que ocurre después de varias semanas en las que no se habían registrado incidentes de violencia significativos en Bangladesh.
El país, en el que cerca de un 90 % de sus 160 millones de habitantes son musulmanes, experimentó en 2015 un ola de atentados selectivos de corte islamista contra blogueros y pensadores seculares, ciudadanos extranjeros y representantes y templos de religiones y de sectas islámicas minoritarias.


Algunos de esos ataques fueron supuestamente reivindicados por el grupo Estado Islámico (EI), aunque la Policía y el Gobierno bangladesíes han negado en todo momento la presencia de esa organización en su territorio.


Las autoridades policiales han responsabilizado de la mayor parte de las acciones sucedidas el año pasado a grupos autóctonos como Jamaatul Muyahideen Bangladesh (JMB) y Ansarullah Bangla Team (ABT).


La comunidad hindú es la minoría religiosa más importante del país, donde representa cerca de un 10 % de la población.