Imprudencia


El director general de Comunicaciones de la Presidencia de la República, Roberto Rodríguez Marchena, aseguró que habría sido una “imprudencia política” la entrega al escritor peruano Mario Vargas Llosa del premio literario Pedro Henríquez Ureña que otorga el Ministerio de Cultura.


Marchena consideró además comprensible la indignación que han manifestado algunos sectores de debido a los comentarios contrarios a la política migratoria dominicana que hiciera el reconocido novelista a raíz de que se conociera la sentencia 168-2013, y el Plan Nacional de Regularización, para regularizar el estatus legal de inmigrantes extranjeros.


Según explica un comunicado, Rodríguez Marchena, quien fue entrevistado en el programa D´Agenda que difundido por Telesistema, dijo que todo parece indicar que el jurado que otorgó el premio a Vargas Llosa actuó con independencia de criterios, razón por la cual habría que preguntarle al ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez, si los integrantes de ese jurado podían actuar con independencia del ministerio como tal.


Aunque dice reconocer el hecho de que Vargas Llosa tendría todo el mérito literario posible, cree que cometió una imprudencia al acusar a los dominicanos de ser “los parias del Caribe”.


“De modo pues que yo diría que desde el punto de vista literario fue una imprudencia política, con todo el respeto que me merezca el señor Vargas Llosa y con todo el respeto que me merezcan los señores miembros del jurado”, expresó Marchena.


Agregó que ninguna nación en el mundo ha hecho más por Haití que la República Dominicana, y por lo tanto es este país el que recibe el impacto de los constantes conflictos e inestabilidades que se viven en el vecino Estado.


“Yo creo que podría entenderse de parte de ese jurado como una situación que le ha tirado al gobierno de la República Dominicana, sin necesidad”, deploró.


Explicó que a veces los jurados son técnicos que manejan muy bien la literatura, pero quizás no manejan los aspectos políticos, pero ellos tienen que darse cuenta que hay un pueblo, vale decir el pueblo dominicano que está en todo esto, y que esto pudo haberle creado una zozobra, un desasosiego por este asunto.