Orden


El exestratega de la campaña electoral del presidente Danilo Medina, Joao Santana, llegó la mañana de este martes a su país Brasil, donde se emitió una orden de arresto en su contra bajo acusación de corrupción.


La llegada de Santana al país sudamericano es reportada por el periódico O Globo. Se produjo a las 10:00 de la mañana en compañía de su esposa, Mónica Moura, contra quien también se emitió la orden de prisión.


Santana y su esposa estaban en el país, donde el profesional era uno de los asesores de la campaña de Medina, cargo al que renunció ayer lunes tras darse a conocer la orden emitida en su contra.


Pese a que contra el estratega publicitario hay una orden de arresto, la publicación no refiere si éste fue apresado a su arribo al país.


“Santana es sospechoso de recibir $ 7.5 millones en cuentas en el extranjero entre 2012 y 2014. Las cantidades han sido pagadas por alta mar Klienfeld, identificado por el grupo de trabajo de la operación de la lava de chorro como uno de los caminos de soborno en el extranjero Odebrecht y por el ingeniero Zwi Skórnicki sospechoso de operar el esquema de sobornos en Petrobras. La sospecha es que los pagos corresponden a los servicios electorales a PT”, dice el texto del periódico.


Luego de que en Brasil se emitiera la orden en su contra, el publicista renunció a l Comando de Campaña de Danilo Medina. En la carta enviada al Comité Nacional del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), hizo autodefensa y dijo que Brasil está experimentando un clima de “persecución” y que los cargos contra él son “infundados”.


“Me dirijo a usted porque, como es sabido por los medios de comunicación, me desperté esta mañana con la noticia de que mi nombre está siendo vinculado a una supuesta trama relacionada con la financiación de las campañas políticas en Brasil. Conocer el clima de persecución que existe hoy en mi país, no puedo decir que me tomó completamente por sorpresa, pero aún así es difícil de creer “, dijo Santana al comienzo de la carta, escrita en español.


El imputado es presidente de Polis Propaganda e Márketing, empresa que dirigió varias campañas electorales del Partido de los Trabajadores (PT), entre ellas la que llevó a la reelección de la presidenta brasileña Dilma Rousseff en 2014. También fue asesor del expresidente brasiñelo Luis Inacio Lula da Silva; y Carlos Mauricio Funes, de El Salvador.