ISIS


Abu Imara, de once años de edad, se arrodilla para besar la mano de su padre; una última bendición antes que el chico se haga estallar en una camioneta llena de explosivos.


La perturbadora despedida fue captada en una serie de fotos de propaganda de ISIS el mes pasado.


Los partidarios del grupo terrorista afirman que el chico fue utilizado para ayudar a tomar la villa de Ghazl cerca de Alepo, Siria.


Pero Omri no está solo. El uso de niños soldados precede a ISIS, pero lo que preocupa a investigadores y legisladores es que el uso que ISIS le da a niños y niñas no sigue las tendencias de los conflictos anteriores.


ISIS no utiliza a los jóvenes menores de 18 años porque ellos proporcionen una ventaja técnica específica en combate o porque tengan escasez de combatientes. A los niños soldados aparentemente no los tratan de manera distinta que a los soldados adultos, según un nuevo estudio publicado el viernes en CTC Sentinel.


Lo que esto significa en el autoproclamado califato islámico es que a la niñez simplemente no se le concede la inviolabilidad.


Ese soldado podría ser solo un niño


Los investigadores dicen que ese triste hecho podría no solo tener implicaciones en el campo de batalla, a medida que aumenta la probabilidad de que se den encuentros militares entre las fuerzas respaldadas por la coalición y los niños combatientes de ISIS.


Los hallazgos también demuestran que eliminar a ISIS será mucho más complicado que matar a su líder, Abu Bakr al-Baghdadi, o desarmar a sus combatientes. Está la pregunta de qué hacer con los posiblemente miles de niños adoctrinados que quedan atrás.


Los casos de Omri y los otros 88 niños elogiados por ISIS en los últimos 13 meses están documentados en el estudio, el cual incluye una base de datos de código abierto de propaganda infantil de ISIS, la primera de su clase.


“Lo que esta base de datos nos nuestra es el hecho de que el uso de niños es mucho más normalizado”, dijo a CNN Charlie Winter, el coautor del estudio. “Ellos no solo están siendo utilizados para impresionar a las personas en los videos de ejecuciones. También están siendo utilizados por su valor de operación. Esto es algo que tristemente podemos esperar que aumente y se acelere a medida que la situación se torna más precaria para ISIS en los próximos años”.


Los investigadores de la Universidad Estatal de Georgia han estado examinando Twitter y los canales de ISIS en Telegram a fin de registrar las edades, fechas y nacionalidades de los niños, cualquiera que tenga menos de 18 años. Las tendencias son sorprendentes y profundamente preocupantes.


Estadísticas inquietantes


La mayoría de los niños provienen de Siria. La mayoría fueron asesinados en Iraq. De los 89 casos, el 39% murió detonando un vehículo que portaba un artefacto explosivo improvisado y el 33% murió como soldados rasos. Aproximadamente el 4% se suicidó mientras cometía ataques masivos en contra de civiles, y el 6% murió como propagandistas incorporados a brigadas.


Los investigadores dicen que han notado una táctica emergente de ISIS.


Casi el 20% de los niños que murieron eran inghimiasis, o “maleantes”, quienes llevaban a cabo los llamados “ataques verticales”. Se trata de una operación militar en la que un grupo de combatientes atacan una posición enemiga antes de hacerse estallar.


El mes pasado, cinco combatientes adultos de ISIS flanqueados por tres niños se infiltraron en la base de Tariq en Iraq. ISIS anunció que el grupo realizó un ataque desde adentro durante tres horas, en el que mataron a las personas antes de detonar sus cinturones suicidas. Winter dice que esto demuestra que los niños no están siendo utilizados para reemplazar a los adultos. A ellos los integran a las operaciones militares de ISIS, a menudo con el consentimiento de los padres.


“Es interesante ver el grado al que los padres le dan a la organización acceso a sus hijos”, dijo Mia Bloom, la coautora del informe. “No es un esfuerzo coercitivo como lo vimos en África. Los niños no están siendo secuestrados. No están siendo coaccionados. En general, lo que vemos son niños que posan con una gran sonrisa y al menos en un caso, se despiden de sus padres”.


La próxima generación de yihadistas


Desde hace mucho tiempo, ISIS ha dejado en claro su intención de educar a la próxima generación de yihadistas, y los llama “los cachorros del califato”. En una publicación reciente en Dabiq, su revista en inglés, ISIS anima a las madres a sacrificar a sus hijos a favor del autoproclamado estado islámico.


“En cuanto a ustedes, madres de los cachorros de león… ¿cómo saben qué es la madre de un cachorro de león? Ella es la maestra de generaciones y la productora de hombres”, dice el artículo.


Winters dice que lo que está sucediendo es muy similar a la forma en la que Saddam Hussein hizo uso de los niños soldados en Iraq.


“Incluso con los cachorros del califato, también hubo los cachorros de Saddam”, dijo.


“ISIS está integrando a los niños a su proyecto de una manera que más recuerda a un estado que a un agente no estatal. Tiene en mente cuál es el objetivo a largo plazo. No solo lleva a los niños a sus filas y los usa inmediatamente en el campo de batalla. Lo que hace es que los lleva, los adoctrina, los capacita, pasa mucho tiempo enseñándoles la teología yihadista”.


Bloom dice que la base de datos de los 89 niños que han muerto es una instantánea de un fenómeno más amplio. Ella calcula que hay al menos 1.500 niños soldados de ISIS, lo que representa desafíos únicos para la coalición en el campo de batalla y en términos de la rehabilitación.


“La forma en la que sacaron a los niños de la práctica de servir como soldados en Liberia, Uganda o Mozambique fue con dos elementos: por medio de la familia y la religión”, dice Bloom.


“El problema con ISIS es que han distorsionado la religión, y las familias actúan en colusión con ISIS para permitirles que tengan acceso a sus hijos. Entonces existen desafíos adicionales, y en realidad no tenemos un buen modelo a utilizar… es un gran problema”.