Mexico


Autoridades mexicanas informaron hoy que restos óseos hallados en un rancho en el oriental estado de Veracruz corresponden a dos de los cinco jóvenes desaparecidos el pasado 11 de enero en el municipio de Tierra Blanca.


La Secretaría de Gobernación indicó en un comunicado que en una reunión efectuada en Ciudad de México se presentó a los familiares de los cinco jóvenes un informe sobre el avance en la investigación.


En el encuentro participaron el fiscal de Veracruz, Luis Ángel Bravo; el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa; el presidente de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, Jaime Rochín, y el comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo.


Los funcionarios notificaron que tras la ubicación y aseguramiento de un rancho en el municipio de Tlalixcoyan, Veracruz, expertos en materia forense y criminalística de la División Científica de la Policía Federal “desarrollaron un exhaustivo análisis con el que se corroboró que en ese sitio se desarrollaban diversas actividades ilícitas”.


“Se levantaron indicios de que se manipulaban drogas, se manejaban equipos empleados para alterar vehículos, (y se llevaba a cabo) almacenaje ilegal de hidrocarburos, así como otros ilícitos”, precisó el comunicado.


Añadió que en el sitio, perros entrenados para la localización de personas “marcaron de manera certera varios puntos donde los peritos recolectaron restos óseos, así como manchas hemáticas, los cuales fueron sometidos a un riguroso análisis genético”.


“Al efectuar la confronta de las muestras tomadas en el rancho con los perfiles genéticos proporcionados por los familiares de las víctimas, se determinó la coincidencia con dos de los jóvenes desaparecidos”, apuntó.


De acuerdo con el boletín, el subsecretario Campa “ratificó el compromiso con los familiares de informarles cualquier avance, así como la instrucción de continuar con el proceso de búsqueda, además del acompañamiento a las familias hasta completar todo el proceso de investigación y el castigo a los responsables”.


Las investigaciones de la Fiscalía de Veracruz señalan que los cinco jóvenes fueron detenidos por los agentes policiales en una gasolinera en Tierra Blanca y entregados a un grupo del crimen organizado por motivos que aún se desconocen.


Por el caso hay siete policías detenidos, entre ellos el delegado de la Secretaría de Seguridad Pública estatal en Tierra Blanca, Marcos Conde Hernández, además de Francisco Navarrete Serna, presunto narcotraficante perteneciente al Cártel Jalisco Nueva Generación y jefe de plaza del crimen en ese municipio.


Entre los desaparecidos figura una adolescente de 16 años, además de cuatro varones de entre 24 y 27 años. Las autoridades no precisaron a quiénes de ellos correspondían los restos hallados en el rancho.