Afectados


En total de 25 personas que perdieron todos sus ajuares cuando un siniestro redujo a cenizas sus viviendas en el sector El Fracatán, de Nibaje, solicitaron hoy del Gobierno Central venir en su auxilio, ya que quedaron sin nada y en las calles.


Juan Núñez, Flora Pérez, Miriam Pérez, Rafael Santana, Marisol Terrero y Chichí Santana, declararon que las llamas del incendio eran tan fuertes que no pudieron sacar nada de sus hogares, por lo que perdieron todos sus muebles y ajuares.


“Ese fuego ocurrió tan rápido que no nos dio tiempo a nada, solo acudimos a buscar los niños, algunos de los cuales estaban durmiendo”, expresó Flora Pérez, quien tiene un puesto de venta de café, jugos y tostadas en la calle principal.


Dijeron que el presidente Danilo Medina, a través de la gobernación provincial o del programa de asistencia social, debe ayudarlos, ya que muchos de los residentes no trabajan.


Para evitar que el siniestro se propagara a otras viviendas con consecuencias más funestas, el Cuerpo de Bomberos locales utilizó cinco unidades y dos camiones que las abastecieron de agua.


El siniestro redujo a cenizas diez viviendas y afectó en más de un 85 por ciento a otras ocho viviendas, donde también había una pensión que ocupaban ciudadanos haitianos.


Tanto el departamento técnico del Cuerpo de Bomberos como la Policía Nacional investigan las causas del fuego.