Empleado


Un empleado de una fábrica de máquinas cortadoras de grama en Hesston (Kansas), asesinó a cuatro personas e hirió a otras 20, 10 de las cuales están graves, cuando las víctimas estaban en la factoría. El pistolero, abrió fuego contra una numerosa cantidad de compañeros de trabajo, que estaban en la empresa y fue ultimado por el primero de varios policías que acudieron a la escena de los crímenes.


Medios norteamericanos la madrugada de este viernes 26 de febrero, que el tirador, corrió en busca de su carro estacionado fuera de la carretera, donde le robaron el automóvil.


El sheriff del condado de Harvey, T. Walton, confirmó que el tirador murió dentro de la planta después de ser baleado por el primer oficial en la escena.


Los agentes respondieron a las primeras llamadas alrededor de las 5:00 de la tarde, después de los disparos en las cercanías de Newton.


Después de enterarse que le robaron el carro, el asesino, se dirigió a la empresa “Excel Industries”, el fabricante de productos para el cuidado del césped donde trabajaba, y entró en el edificio con un rifle de asalto de y otra arma de fuego corta.


Unas 150 personas estaban en la planta en el momento para laborar en el segundo turno del día.


El alguacil dijo que los disparos parecían ser al azar, y que las autoridades creían que tenían una pista sobre el motivo del pistolero.


“No es terrorismo”, dijo.


“Hubo algunas cosas que desencadenaron la violencia y el deseo de matar en este individuo en particular”, agregó el sheriff.


Media docena de oficiales de la ciudad, el condado, el estado y agencias nacionales respondieron a los disparos, dijo Walton.


Dos helicópteros y 15 ambulancias fueron utilizados para evacuar a las víctimas, varias de las cuales permanecen en estado crítico.


Familiares de las víctimas y sobrevivientes, se reunieron con ellos en una escuela secundaria cercana, donde las autoridades planeaban llevar a cabo cerca de 200 entrevistas, y donde también están proporcionando consejería.


“Todo el mundo dice que no podía ocurrir aquí, pero esto puede suceder en cualquier lugar de Estados Unidos y el mundo” dijo Walton.


“Esta es una comunidad bastante pacífica, y enfrentar algo como esto, es muy trágico”, señaló el sheriff.