Gringo


El cruce de las llamadas telefónicas condujo a las autoridades del Ministerio Público y la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) a volver a atrapar nueva vez Manuel Mesa Beltré, alias “El Gringo”, acusado de patrocinar una red de narcotráfico internacional.


Bajo esas acusaciones, el juez de Atención Permanente del Juzgado de la Provincia Santo Domingo, Julio Aybar, le impuso ayer un año de prisión preventiva, que deberá cumplir en el penal de La Victoria.


La misma medida se le impuso al coimputado Catalino Acevedo Rodríguez, a quien la Fiscalía señala como colaborador y mano derecha de Mesa Beltré.


En la solicitud de medida de coerción que presentó la Fiscalía se detalla una serie de llamadas interceptadas por las autoridades, entre Mesa Beltré, Acevedo Rodríguez y Rosa Elia Méndez Villar, una dominicana residente en España, detenida en noviembre pasado en el aeropuerto Internacional de las Américas y a quien se le habría ocupado cuatro carteras con doble fondo, donde supuestamente se encontraron 6.47 kilogramos de cocaína.


Conforme el expediente, las llamadas cruzadas se realizaron entre los número de teléfonos 809-209-7707; 829-339-3502; 829-695-8683, que según la Fiscalía eran usados por El Gringo, así como el 829-419-9802, de Rodríguez Acevedo y el 849-880-9615, por Méndez Villar.


En una de las conversaciones entre los números 829-419-9802 y el 809-209-7707, Catalino le comenta a El Gringo que “la persona tiene el libro vencido. Según el Ministerio Público se refiere a los trámites que realizaban para conseguir el pasaporte de Méndez Villar.


La Fiscalía presentó, además, fotografías donde estaría Catalino en una agencia de viajes, comprando vuelo para la señora, que insiste era utilizada como mula.


En otra de las llamadas que transcribe la Fiscalía en el expediente, El Gringo le reclama a Catalino porque había llegado tarde al aeropuerto, lo que obligó a Méndez Villar a reprogramar su viaje. “Yo no sé qué voy a hacer contigo. Contigo hay que joder mucho”. “Yo lo que estoy es quillao con usted, mano, salió temprano y llegó tarde”.