Suprema Corte


El presidente de la Suprema Corte de Justicia, Mariano Germán Mejía, y el procurador general Francisco Domínguez Brito, advirtieron que serán enérgicos en el cumplimiento de las normas.


Mejía dijo que a los actores del poder judicial que serán sancionados los que desconozcan sus obligaciones y violenten las leyes y las normas, así como los principios éticos.


Mientras que Domínguez Brito aseguró que en los casos en que hayan fiscales y jueces envueltos en corrupción, pedirá la pena máxima que corresponda a cada infracción.
Germán Mejía advirtió a los actores del sistema judicial que serán sancionados todos los que desconozcan sus obligaciones y violenten las leyes y las normas, así como los principios éticos.


El magistrado planteó que quienes dirigen el Poder Judicial deben tener claros los objetivos estratégicos, realizar diagnósticos institucionales correctos y mantener las informaciones al día y con exactitud.


Recordó que entre los objetivos específicos y líneas de acción del Poder Judicial para el período 2015-2019, está mejorar y facilitar el acceso a la justicia; aumentar la eficiencia del servicio de administración de justicia y proporcionar a los usuarios y la sociedad soluciones independientes, transparentes y oportunas.


Dijo que los jueces de los diferentes niveles deberán diariamente aumentar el trabajo para decidir más casos, con mayor rapidez y calidad, con lo cual habrá menos mora judicial. Consideró que los magistrados necesitan de más personal auxiliar, porque se debe reconocer que el juez no lo hace todo.


Germán Mejía sostuvo que tanto los jueces como el personal auxiliar necesitan de más tecnología y mejores edificaciones, desarrollo intelectual, confianza, reconocimiento, estímulo o incentivo a su trabajo, para que su rendimiento aumente.


“Los órganos de vigilancia del Poder Judicial necesitan más eficiencia, ya que la democracia sin vigilancia facilita la impudicia”, especificó en un comunicado de prensa.