Zika


Esta semana, el Zikavirus podría dejar de ser una gran amenaza para convertirse en una realidad cuando el país reciba los resultados de cinco pruebas hechas a pacientes que presentaron varios síntomas de la enfermedad, y que fueron enviadas a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Puerto Rico.


La ministra de Salud Pública, Altagracia Guzmán Marcelino, informó que le da seguimiento, a través del representante del CDC en el país y que se mantienen en alerta para aplicar las medidas que han identificado para la detección y seguimiento de la enfermedad, que transmite el mosquito Aedes Aegypti.


A pesar de que las embarazadas que contraigan el virus son de alto riesgo, debido al aumento de nacimientos de niños microencefálicos y otros daños neurológicos detectados en Brasil, en el plan local de respuesta al Zika no se evidencia una atención especializada para gestantes como parte de los principales lineamientos.


A propósito, el presidente de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia, Francisco Alejandro Abreu Espinal, recomienda a las embarazadas y mujeres en edad reproductiva estar alertas ante cualquier síntoma de la enfermedad, como son conjuntivitis sin secreciones, erupción en la piel y malestar general.


Aunque no necesariamente el feto vaya a sufrir deformaciones neurológicas, es importante que las mujeres y los médicos estén atentos a cualquier síntoma de la enfermedad, porque el zancudo que la transmite es endémico del país.