Mamas


El director de la Comisión de Salud del Consejo Regional de Desarrollo, Inc. (CRD), Williams De Jesús Salvador, reveló que la mortalidad materna en República Dominicana está por encima del promedio de los países de la región, que es de 80 fallecimientos.


Dijo este domingo que en República Dominicana, en los años 2014-2015 de cada mil niños que nacieron, 27 murieron, lo que registra 106 muertes por cada 100 mil niños nacidos vivos.


No obstante, pese a lo antes indicado, señaló que se ha tenido avances en la baja de la mortalidad materna y al efecto, si se mantiene la tendencia, en seis años, el país podría lograr cumplir con los Objetivos del Milenio.


Recordó que a nivel mundial, la tasa de mortalidad de niños menores de 5 años, ha disminuido en más de la mitad desde 1990, reduciéndose de 90 a 43 muertes por cada 1.000 niños nacidos vivos entre 1990 y 2015.


Destacó que la tasa de reducción de la mortalidad de niños menores de 5 años, ha sido tres veces mayor que la de principios de la década de 1990, sin embargo, estas conquistas, todavía concluido el 2015, se mantiene una mortalidad de 16,000 niños menores de 5 años, la mayoría por desnutrición.


Al pasar balance sobre varios temas en el país en el 2015, el doctor Williams De Jesús, dijo que el grado de pobreza extrema, conforme a datos estadísticos, se ha podido reducir del 42.2% que se encontraba en el 2012 a un 36.7%, lo que obliga a seguir trabajando a profundidad en torno a esta problemática y procurar su encaramiento con eficiencia.


“Es necesario seguir trabajando para reducir el grado de pobreza extrema, de manera absoluta, como ha sido el deseo del gobierno central y los diferentes sectores interesados en su debida solución”, manifestó.


En su análisis, destacó que ha sido un gran acontecimiento para el país y el mundo, el acuerdo arribado en Francia, el 12 de diciembre de 2015, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y el calentamiento global, siendo un gran avance para preservar la vida de nuestro planeta y de quienes lo habitamos.


Dijo que ese acuerdo se reviste de gran importancia, en razón, de que ante un escenario de calentamiento global mayor de dos grado Celsius en este siglo, América Latina será una de las regiones más afectadas por eventos climáticos extremos.


Asimismo, en virtud de que los problemas generados por el cambio climático, conducen a producir impacto significativo en los niveles de pobreza.