Renuncia


El defensor del Pueblo de Colombia, Jorge Armando Otálora, renunció al cargo la noche del miércoles luego de que en los últimos días su nombre se vio envuelto en un escándalo de presunto acoso sexual, se informó oficialmente.


La dimisión del funcionario, de 49 años, fue confirmada a The Associated Press por la oficina de prensa de la Defensoría del Pueblo. Su permanencia en el cargo era insostenible luego de que casi todos los sectores políticos lo invitaran a renunciar.


El domingo pasado, el periodista Daniel Coronell reveló en una columna publicada en la revista bogotana Semana que Astrid Helena Cristancho, ex secretaría privada de Otálora en la Defensoría, había sido acosada sexualmente por su jefe.


Pese a su dimisión, Otálora defiende su inocencia y dijo que mantuvo una relación amorosa con Cristancho por más de un año. Ella, una ex reina de belleza del departamento de Cundinamarca, negó el romance y dijo que lo denunciará penal y disciplinariamente.


En septiembre de 2015, Otálora fue acusado por la prensa de maltratar verbalmente a sus subalternos. Una de las que se quejaron entonces por acoso laboral fue Cristancho.


La Procuraduría, que en este país investiga disciplinariamente a los empleados públicos, anunció el lunes una indagación previa contra Otálora por acoso laboral. La Fiscalía, por su parte, ha comentado que está revisando el asunto para eventualmente tomar decisiones penales.


Junto a la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría, la Defensoría del Pueblo es una de las instituciones más importantes del país y su misión es velar por la defensa de los derechos humanos.


Antes de los escándalos, la opinión pública y la prensa habían destacado positivamente la gestión de Otálora, quien años atrás fue también vicefiscal general y magistrado del Consejo Superior de la Judicatura.
\