OEA


La Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) expresó hoy su preocupación ante el “impasse” político de cara a la segunda vuelta de las elecciones en Haití, tras la renuncia del candidato opositor y las consiguientes dudas sobre si se realizarán los comicios.


“En línea con su posición en favor de elecciones competitivas para la mejora de la democracia haitiana, (la misión de la OEA) expresa su preocupación ante el actual impasse político de cara a la segunda vuelta de las elecciones del domingo”, indicó el organismo panamericano en un comunicado.


“La Misión urge a todos los actores políticos haitianos a involucrarse en diálogo y negociaciones para encontrar una solución a este impasse”, apuntó la OEA.


El organismo destacó que siguiendo las recomendaciones de la comisión creada para mejorar el proceso electoral, ya se tomaron “importantes medidas” como la decisión de separar la fecha de las elecciones presidenciales de los comicios locales.


Ello resultó, a juicio de la misión de la OEA, en una “reducción drástica del número de representantes de partidos (mandataires), que fueron generalmente vistos como una de las principales causas de irregularidades”.


Sin embargo, estas medidas “no consiguieron el nivel de confianza que pretendían”, y la OEA recordó que, según el artículo 3 de la Carta Democrática Interamericana, el acceso al poder debería estar sujeto al Estado de Derecho y a la celebración de elecciones periódicas, libres y justas basadas en voto secreto y sufragio universal.


El candidato opositor a la Presidencia de Haití, Jude Celestin, renunció ayer oficialmente a participar en los comicios del próximo domingo, mientras que un miembro del Comité Electoral Provisional (CEP) se declaró en rebeldía contra la entidad, en una jornada de violentas protestas.


El presidente del país, Michel Martelly, insistió hoy en que no se aplazará la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, previstas para el domingo, durante un día marcado nuevamente por violentas protestas y en el que el Senado debatió, aunque será mañana cuando decidirá si recomienda posponer los comicios.


Tras reunirse de urgencia esta tarde, los senadores acordaron abordar mañana tres puntos que consisten, en primer lugar, en decidir si recomiendan suspender la segunda vuelta de las elecciones, dado que solo el aspirante oficialista concurre a las mismas, tras la renuncia del opositor.


En segundo lugar, se debatirá si se establece una nueva comisión de verificación y, en tercero, si se pide la dimisión de los miembros del CEP acusados de corrupción.


Este domingo 24 está prevista la celebración de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, cita que ya se ha pospuesto dos veces desde la convocatoria original, el 27 de diciembre pasado.