China


Los legisladores prodemocráticos de Hong Kong anunciaron que presionarán al gobierno para que dé respuestas, tras la desaparición de un quinto empleado de una editorial especializada en libros críticos con los gobernantes comunistas de China.


La ciudad está “conmocionada y consternada” por la desaparición de Lee Bo, dijo el domingo legislador Albert Ho. Como los otros cuatro que desaparecieron a finales del año pasado, Lee Bo está relacionado con la editorial Mighty Current.


Aunque no ha habido confirmación oficial sobre la situación de las cinco personas afectadas, Ho dijo a la prensa que parece que sus desapariciones están relacionadas con los libros de la compañía.


“A partir de la información disponible sobre la desaparición del señor Lee Bo y sus colegas antes, tenemos sólidos motivos para creer que el señor Lee Bo probablemente fue secuestrado y después llevado de forma clandestina al continente para una investigación política”, dijo Ho.


La empresa y su librería Causeway Bay son conocidos por sus títulos de chismes sobre escándalos políticos chinos y otros temas sensibles, populares entre los turistas de la China continental que visitan el enclave.


Entre los desaparecidos están un copropietario de la empresa, Gui Minhai, y tres miembros del personal.


Los libros de Mighty Current están prohibidos en la china continental, pero disponibles en Hong Kong, que disfruta e libertad de prensa y otras libertades civiles inexistentes en el continente debido a su condición de región china con administración especial. Sin embargo, las desapariciones subrayan la creciente preocupación de que Beijing esté dando pasos para estrechar su control sobre la excolonia británica.


La policía investiga el caso “de forma activa”, indicó a la prensa el secretario de seguridad en funciones de Hong Kong, John Lee.


Lee desapareció el miércoles por la noche. Se le vio por última vez en el almacén de la empresa, según medios locales.


Su esposa dijo en un programa emitido el sábado en el canal de noticias Cable TV que había recibido una llamada por teléfono de su marido la noche en que desapareció. Le dijo que estaba “colaborando en una investigación” y aludió a las otras desapariciones, pero no entró en detalles.


El número de teléfono indicaba que la llamada procedía de Shenzhen, una ciudad de la china continental cercana a Hong Kong, indicó la televisora.