EEUU


Un primer grupo de 180 migrantes cubanos, de casi 8.000 varados en Costa Rica desde noviembre, llegó la madrugada de este miércoles a Guatemala desde El Salvador para seguir viaje hacia México, con el fin de cumplir su sueño de alcanzar Estados Unidos.


Los cuatro autobuses que transportan a los isleños ingresaron por el puesto fronterizo de Pedro de Alvarado, unos 150 km al sureste de Guatemala, y luego continuaron viaje hacia la frontera con México en Tecun Uman.


En México, los migrantes deberán continuar el viaje por su cuenta, aunque el gobierno mexicano les proporcionó una visa temporal por 20 días para llegar a suelo norteamericano.


Los cubanos llegaron a El Salvador la madrugada de este miércoles procedentes de Costa Rica en un vuelo especial para luego continuaron su viaje por tierra hacia Estados Unidos, su gran anhelo.


Los migrantes en el aeropuerto salvadoreño fueron recibidos por el canciller, Hugo Martínez, el procurador local de Derechos Humanos, David Morales, y funcionarios de migración.


La prensa no tuvo acceso a los migrantes, de los cuales 71 son mujeres y 109 hombres.


“Este es el proyecto piloto que habíamos planteado organizar y que felizmente lo estamos llevando a término esta noche”, declaró el canciller Martínez en una rueda de prensa.


El martes, antes de abordar el avión en el aeropuerto de Liberia, 200 km al norte de San José, los viajeros se despidieron emotivamente de sus compatriotas, con los que compartieron albergues en la ciudad vecina de La Cruz, de donde se fueron entre aplausos, abrazos y lágrimas.


El canciller costarricense, Manuel González, explicó que el viaje del primer grupo era un proyecto piloto para probar el mecanismo trazado junto a El Salvador, Guatemala y México, para permitir a los cubanos continuar su recorrido, luego de que Nicaragua les bloqueara el paso en noviembre.


“El Gobierno de Costa Rica confía en el éxito de este plan piloto”, abogó González.


Tras la decisión nicaragüense de cerrar el paso a los cubanos, 7.800 migrantes quedaron varados en Costa Rica y otros 2.000 se encuentran en Panamá.


La directora de Migración de Costa Rica, Katia Rodríguez, consideró que podrían requerirse unos 28 vuelos para evacuar a los cubanos radicados en 38 albergues en su país.


El viaje despertó entusiasmo entre los cubanos, pero también temor por la travesía que les espera, sobre todo cuando deban atravesar México.


Autoridades mexicanas indicaron que les otorgarán una visa de 20 días para que atraviesen el país rumbo a la frontera con Estados Unidos.


El procurador salvadoreño David Morales, adelantó que en los países centroamericanos y México los procuradores se han comprometido a “verificar en el terreno el trato a los cubanos”.


En Estados Unidos no está claro cómo serán recibidos, aunque funcionarios norteamericanos han dicho que se mantiene vigente la política de “pies secos/pies mojados”, que permite a los cubanos quedarse legalmente en Estados Unidos una vez que pisen ese territorio.


El inicio del proceso de acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, en diciembre de 2014, ha inducido a miles de cubanos a emigrar por temor a que Washington elimine los beneficios migratorios a los isleños.