Lluvias


Las lluvias registradas por la presencia de un sistema frontal fueron recibidas como una bendición de Dios por agricultores y ganaderos quienes semanas antes habían denunciado que los cultivos alimenticios y los pastos ganaderos estaban completamente marchitos por la sequía que afecta a las comunidades productivas ubicadas en la parte oeste de ésta provincia de Puerto Plata.


Hace dos semanas, el periodista Fausto Morrobel Peña publicó una información en la cual se expresaba la preocupación de los productores de varios asentamientos agrarios del municipio de Luperón y otras localidades periféricas quienes se encantaban atemorizados de que la sequía pudiera arruinar las plantaciones de maíz, auyama, habichuelas entre otros rubros que se cosechan en esa zona tan fecunda.


Se apuntó que los 282 campesinos del asentamiento agrario La Paredes ubicado en el distrito municipal La Isabela Histórica que fue creado por órdenes del presidente Joaquín Balaguer el día 5 de diciembre del 1991 en los terrenos donde funcionó la desaparecida algodonera, se encontraban cabizbajos ya que le pedían a Dios que les mandara la lluvia para que sus cosechas no se le perdieran por la falta de humedad y precisamente desde el pasado fin de semana el sistema frontal mencionado y una vaguada dejaron en toda la provincia fuertes precipitaciones.


Además, las lluvias también aliviaron la agonía de los ganaderos quienes en sus fincas y potreros sufrieron los rigores de la sequia ya que la hierba o pasto que comen las vacas se marchitó completamente ya que los ríos, arroyos, lagunas y otras fuentes de agua se agotaron por la falta de lluvia, viéndose obligados a transportar desde varios kilómetros agua extraída de pozos tubulares para evitar que sus animales murieran.


Los productores Danilo Rodríguez, Lorenzo Dévora y Silvio Tineo Peña se mostraron reconfortados por las lluvias que se han registrado en la zona a la misma vez que agradecieron a Dios por esa bendición ya que la sequia los tenía a punto de fracasar en sus planes de cosechar varios productos sembrados y ante esa amenaza pidieron la intervención del gobierno a fin de que se le pueda ofrecer incentivos y préstamos para tales fines.