Corte


El Pleno de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) rechazó la demanda de declinatoria por seguridad pública incoada por la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA) en torno al proceso que por alegada corrupción se le sigue al alcalde de San Cristóbal, Raúl Mondesí, y a cuatro de sus colaboradores.


En la decisión se argumentó que el pedimento es improcedente y mal fundado. “Examinada la solicitud de declinatoria de que se trata y las razones hechas valer por la impetrante en apoyo de la misma, esta jurisdicción es de criterio que procede rechazarla, en principio, por improcedente y mal fundada, y en particular por no estar fundamentada en ningún tipo de prueba”, refiere la sentencia.


La demanda de declinatoria fue elevada por Laura Guerrero Pelletier, directora de la PEPCA, quien solicitó el traslado del expediente a la Corte de Apelación de San Cristóbal al Distrito Nacional. El caso era conocido por la magistrada Luz del Carmen Matos Díaz, de San Cristóbal en función de jueza de la Instrucción en Jurisdicción Privilegiada, de ese departamento judicial.


De acuerdo con el expediente del PEPCA, Mondesí, el secretario general, Bienvenido Araujo, el contralor Pedro Cordero, el tesorero Antonio Ferreira Guzmán y Edward Guerrero Pontier, son procesados por la presunta malversación de demás de RD$300 millones de la alcaldía de San Cristóbal.


Raúl Mondesí, está acusado junto a cuatro de sus colaboradores.