Libertad


La Fiscalía del Distrito Nacional apelará la variación de la medida de coerción de prisión preventiva a presentación periódica contra Luis Gabriel Viloria Soriano, acusado de clonación de tarjetas, estafa y otros delitos.


Además de esa medida, juez Ramón Atila Lambertus, impuso a Viloria Soriano, quien es esposo de la presentadora de televisión Ibelka Ulerio, impedimento de salida del país y una garantía que afecte todos los bienes identificados de su propiedad, hasta el valor de cinco millones de pesos.


“Los bienes sobre los que dictaminó la garantía son investigados por el Ministerio Público por los indicios de que fueron obtenidos producto de las actividades ilícitas a las que se dedica el imputado”, explicó el fiscal Pedro Amador al salir de audiencia.


El tribunal acogió la solicitud del Ministerio Público en cuanto a la declaratoria de Caso Complejo y la fusión del mismo con el proceso seguido en contra del co-imputado Jonathan Alberto Duarte Vargas, por la conexidad entre ambos y por tratarse de una delincuencia organizada, no obstante varió la medida a Viloria Soriano y dispuso su libertad.


Viloria Soriano y Jonathan Alberto Duarte Vargas están acusados de formar parte, como protagonistas de primer orden, de una de las organizaciones criminales más poderosas en toda Latinoamérica, dedicada a la clonación de tarjetas de crédito, en perjuicio de múltiples entidades del Sistema Financiero Nacional e Internacional y de particulares.


“Estamos ante un proceso de investigación en el que hasta el momento se han identificado en adición a los imputados una cantidad importante de personas que con ellos conforman un grupo criminal, que han afectado con sus hechos al menos a cinco mil ciudadanos y a tres entidades bancarias del Sistema Financiero Nacional” detalló la Fiscalía.


El organismo se mostró sorprendido de que el tribunal declara el caso complejo, acogiera el pedimento de fusionar ambos expedientes, declarara en rebeldía al coimputado Duarte Vargas, ausente en la audiencia, y que ordenara la libertad de Viloria Soriano, a pesar de haber entendido el juzgador que se trata de una organización criminal organizada.