Mercados


Luego de los días feriados de Nochebuena y Navidad, así como la entrada del Año Nuevo, el comercio en los mercados agrícolas se ha reanudado con pocos movimientos, mientras los vendedores, aguardan la llegada del público.


En el Mercado Nuevo de Villas Agrícolas, el más grande de la capital, las ventas durante la mañana de ayer sábado eran escasas, por lo que algunos comerciantes se disponían a marcharse antes del mediodía, mientras otros puestos estaban simplemente a puertas cerradas.


“Las ventas están encaramadas sobre la mesa porque la gente no ha venido a comprar”, contaba Alcibíades Rosario, un jocoso vendedor de cebollas y papa, que hacía burlescas sátiras sobre el bajo nivel de público que había en el mercado.


“En este país la situación está grave, aquí no hay gente comprando”, manifestaba Rosario, quien añoraba épocas anteriores en las que sí tenía una gran cantidad de clientes que procuraban sus vegetales. Para este comerciante, el jolgorio de las fiestas ha mantenido a las personas alejadas de las plazas.


En otra plaza la situación era un tanto similar. “Después del fin de año hay una merma que es típica de la época”, explica David Ramos, presidente de la Asociación de Comerciantes del Mercado de Villa Consuelo, quien considera que a pesar de ello hay un buen ambiente en la plaza, porque “al menos hay clientes” y eso es lo que debe preocupar a los mercaderes.


Ramos, quien tiene un puesto de venta de frutas y vegetales, comenta que el comercio ha estado “normal”, dentro de la merma, pero añade que a esto se suman otros factores como el lento abastecimiento de productos desde el campo y


“Hay productos como las legumbres que siempre, todos los años, se escasean”, dice sin preocupación el comerciante de Villa Consuelo, quien espera que en las próximas semanas las actividades vuelvan a la normalidad dentro de la plaza.


Hasta el momento los precios de los productos agrícolas se han mantenido en el mismo nivel, según algunos comerciantes consultados.