EEUU


El Gobierno de Estados Unidos dijo hoy que está “al tanto” de las informaciones sobre la detención de uno de sus ciudadanos en Corea del Norte, país que asegura haber arrestado a un estudiante estadounidense por supuestos “actos hostiles” contra el régimen de Pyongyang.


En un comunicado, el Departamento de Estado afirmó no tener más información que compartir sobre el caso debido a “consideraciones de privacidad” y enfatizó que la asistencia a los ciudadanos estadounidenses es una de sus “mayores prioridades”.


Asimismo, el Departamento de Estado, que recomienda no viajar a ese país, recordó que, cuando se producen detenciones de estadounidenses en Corea del Norte, el Gobierno de EE.UU. “trabaja estrechamente” con la embajada de Suecia, que representa los intereses de Washington ante el régimen de Pyongyang.


El régimen norcoreano informó hoy, a través de su agencia de noticias estatal (KCNA), de la detención de un estudiante estadounidense por haber cometido supuestamente “actos hostiles”.


El breve texto difundido por la agencia identificó al detenido como Otto Frederick Warmbier, sin detallar su edad, y se limitó a decir que está siendo interrogado por las autoridades norcoreanas tras ser sorprendido supuestamente tomando parte en actividades contra el Estado.


El estudiante, perteneciente a la Universidad de Virginia, entró como turista en el hermético país, añadió la fuente, que no especificó la fecha de su arresto.


Mientras, la agencia Young Pioneer Tours, que organizó el viaje del detenido a Corea del Norte, confirmó en un comunicado que Warmbier, de 21 años, fue arrestado el pasado 2 de enero en el aeropuerto de Pyongyang cuando se disponía a abandonar el país.


Warmbier es oriundo de Cincinnati (Ohio) y, según su página de Facebook, visitó Cuba en mayo pasado.


El gobernador de Ohio y también aspirante presidencial republicano, John Kasich, dijo que el arresto de Warmbier es “intolerable” y pidió su liberación inmediata.


Con Warmbier serían tres los occidentales detenidos en Corea del Norte, todos ellos por cometer supuestamente actos contra el régimen de Kim Jong-un.


Los otros dos son Hyeon Soo-Lim, un pastor cristiano nacido en Canadá condenado a cadena perpetua, y Kim Dong-Chul, un surcoreano nacionalizado estadounidense cuya detención desveló hace poco una cadena de televisión que pudo hablar recientemente con él en Corea del Norte.


El pasado octubre, Pyongyang liberó a un estudiante estadounidense de la Universidad de Nueva York que permaneció retenido en el país seis meses al ser acusado de entrar ilegalmente en el país.


Expertos consultados por la agencia surcoreana Yonhap consideran que el anuncio de hoy podría interpretarse como una “medida de presión” contra Washington en un momento en el que el Consejo de Seguridad de la ONU medita nuevas sanciones contra Pyongyang en respuesta a su ensayo nuclear del pasado 6 de enero.