Mers


Corea del Sur anunció hoy que ha detectado una mutación en el virus MERS que causó un brote en el país asiático entre mayo y diciembre del año pasado, y que podría haber alterado su capacidad de contagio y la tasa de mortalidad.


El país asiático registró un brote de Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS) o nuevo coronavirus desde finales del pasado mayo, que dejó 187 contagios y 38 fallecidos hasta que Seúl declaró que país estaba libre de la enfermedad el 23 de diciembre.


Los análisis realizados a enfermos por el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Corea (KCDC) han revelado “signos de mutación genética” que difieren de muestras hasta ahora documentadas del coronavirus, según un informe de esta institución recogido por la agencia local Yonhap.


En particular, los científicos han observado patrones diferentes de glucoproteínas, el elemento del virus capaz de penetrar en células humanas y proliferar, según el KCDC.


La agencia estatal cree que esta variación podría alterar la capacidad del virus de contagiarse de persona a persona y el modo en que afecta a cada paciente.


La tasa de mortalidad de la enfermedad en Corea del Sur alcanzó el 20 por ciento, por debajo de las cifras de entre el 30 y el 40 por ciento que se han registrado en brotes en otros países.


La mayoría de los fallecidos por el nuevo coronavirus en el país asiático fueron personas de edad avanzadas o pacientes afectados por otras enfermedades, recordó el centro estatal surcoreano.


Asimismo, los análisis llevados a cabo por el KCDC apuntan a que la mutación del coronavirus tuvo lugar durante el brote en Corea del Sur, ya que los científicos observaron hasta ocho alteraciones en diferentes muestras obtenidas de pacientes contagiados en diferentes momentos.


“Sabemos a ciencia cierta que hubo una mutación, aunque son necesarios más análisis para comprobar cómo afectó esto a la propagación del virus”, señaló el científico Paik Soon-young, de la Universidad Católica de Corea, a Yonhap.


“La mutación de la glucoproteína es muy importante, ya que podría explicar porqué el MERS se expandió más rápidamente en Corea del Sur que en brotes anteriores en Oriente Medio”, añadió el investigador.


Tras el hallazgo del KCDC, el Ministerio de Sanidad de Seúl recalcó que la enfermedad “ya no supone una amenaza para la salud pública”, aunque se mantendrá el actual nivel de vigilancia y de preparación por si se detectara un nuevo brote, señaló un portavoz a la citada agencia.