Bebida


David Nutt, un investigador del Reino Unido, ha creado una bebida que imita el alcohol y que produce el estado de embriaguez, pero sin perjudicar la salud o causar resaca.


En una entrevista concedida al diario ‘Metro’ de Gran Bretaña, refiere que su bebida, bautizada como Synthohol, no provoca ninguno de los efectos negativos del alcohol.


A diferencia del alcohol, Nutt asegura que el Synthohol “no mata a su hígado, el corazón, el cerebro, el estómago, la piel y el páncreas, no causa cáncer, no tiene ningún calorías por lo que no causa aumento de peso, no es adictivo, y no te hace violento”.


También remarcó que su componte principal es el fármaco Alcosynth, que puede ser añadido a cualquier bebida para darle el efecto embriagador sin causar estragos en el cerebro, corazón, hígado y otros órganos afectados por el alcohol.


Refirió que es un derivado de la benzodiazepina, la sustancia de la que se deriva el Valium, pero no es adictiva ni causa el síndrome de abstinencia.


Incluso Nutt afirmó que su equipo ya había celebrado la Navidad del año pasado brindando con este “alcohol de imitación” y que uno de los miembros de su equipo estuvo borracho durante seis horas después de tomar un vaso de la bebida.