Hospital


La construcción del Hospital General y de Especialidades de la Ciudad de la Salud Charles de Gaulle, en Santo Domingo Norte, va a cumplir cuatro años paralizada y lo peor es que no aparecen los responsables ni autoridad que reclame la terminación de la estructura de cinco plantas avanzada en más de un 70%.


La obra general está a cargo de la empresa Carimex, parte de IBT Group y del Constructor, Consulting and Engineering (CCE), que representa el ingeniero José Ramón Brea, quien se benefició del contrato para ejecutar el modelo “Llave en Mano”, que incluyó la construcción y equipamiento de los hospitales traumatológico Ney Arias Lora, el Materno Reynaldo Almánzar y el pediátrico Hugo Mendoza, los cuales están funcionando.


Las obras tenían respaldo económico basado en el contrato suscrito entre la República Dominicana, el American Express Bank International y la empresa Carimex.


En la Gaceta Oficial del 29 de abril de 2006 aparece la aprobación por un monto de US$51,963,310.25, para ser destinado solo a la construcción del Hospital de Traumatología Ney Arias Lora, el primero en ser inaugurado.


En su momento, se informó que el costo general de los cuatro centros asistenciales del complejo hospitalario alcanzaba los US$ 130 millones y el Ministerio de Salud Pública debía garantizar la entrega de la infraestructura.


Sin embargo, después del pasado 9 de agosto de 2012, cuando el ex presidente Leonel Fernández y el ex ministro de Salud Pública, Bautista Rojas Gómez, inauguraron los hospitales Materno Reynaldo Almánzar y el pediátrico Hugo Mendoza, construidos con una inversión de más de US$ 110 millones, los trabajos del hospital General y de Especialidades del complejo sanitario quedaron suspendidos.


En su gestión, al frente del Ministerio de Salud Pública, el doctor Freddy Hidalgo, prometió terminar la obra, pero todo quedó en el discurso.


En abril del pasado año, la ministra Altagracia Guzmán Marcelino, visitó la paralizada obra, junto a representantes de la compañía Carimex y en ese momento también prometió gestionar su conclusión, sin embargo, ahora se desliga del tema, alegando que con la división de funciones la red hospitalaria queda al mando de la Dirección del Seguro Nacional de Salud (SNS).