Choferes


Choferes que transitan por la avenida 27 de Febrero señalan que el paso a desnivel inaugurado en noviembre en la intersección de esa avenida con la Privada, en el Distrito Nacional ha reducido de manera notable el taponamiento que se hacía en el lugar en las horas pico.


Señalan que la mayoría de los vehículos privados ahora se desplazan por debajo, y eso ha hecho que a pesar de que aún existe un semáforo en la citada intersección se transite de manera más ágil por el lugar.


Pedro Suárez y Daniel Jiménez, choferes de transporte público de una de las rutas que operan en la avenida 27 de Febrero dice que en ese punto siempre se produce taponamiento porque constantemente hay muchos vehículos cruzando en ambas direcciones.


“Esa avenida (Privada) es muy estrecha y tiene muchos vehículos” indican, no obstante considera ventajoso que la 27 de Farrero tenga un retorno libre del semáforo, para que los conductores que se desplazan por esa vía en dirección Oeste-Este puedan girar hacia atrás y tomar calles que desde la edificación de la obra ya no la atraviesan, como la Caonabo.


En el caso del tramo comprendido entre las avenidas Privada y la Gregorio Luperón fueron eliminados todos los retornos para acceder a las calles que se encuentran en ese intermedio.


El paso a desnivel de la avenida 27 de Febrero por la avenida Privada fue inaugurado por el presidente de la República, Danilo Medina, el 15 de noviembre de 2015, cuando se informó que el mismo consta de 664 metros de largo y 464 en trinchera, una pendiente de 5.50% en las rampas de entrada y salida así como un puente de 26 vigas, prefabricadas, con una longitud aproximada de 26 metros.


En esa ocasión se estimó que la edificación permitiría ahorrar unos 15 minutos por cada uno de los 70,000 vehículos que a diario pasan por los puntos de la 27con Privada y 27 de febrero-con Caonabo, representando un ahorro mensual de cerca de 92 millones de pesos por concepto de gasto de combustible.