Zika


A pesar del incremento en la frecuencia de los camiones recolectores, el cúmulo de basura continúa en aumento en el Gran Santo Domingo, ante la amenaza latente del virus del Zika y de otras enfermedades causadas por el mosquito Aedes Aegypti.Zika


Los distintos cabildos, bajo la oientación del Ministerio de Salud Pública, desarrollan acciones conjuntas en procura de reducir las condiciones que eviten la propagación del virus en caso de que llegue a territorio dominicano.


En un recorrido realizado por diversos sectores del Gran Santo Domingo, se pudieron ver los camiones recolectores de basura, pero de igual modo, vertederos improvisados que al transcurrir las horas van en aumento.


El Ayuntamiento del Distrito Nacional dispuso un incremento de las frecuencias de los camiones por los distintos sectores, informó a DL, Óscar García, director de Aseo Urbano del Cabildo. Dijo que disponen de unos 130 camiones adicionales a los de la recogida de los desechos sólidos para el programa de “descacharrización”, principalmente en la parte norte de la ciudad.


“Siempre hacemos ese incremento, ahora por el dengue y del Zika, a través de las juntas de vecinos”, dijo el funcionario.


Explicó que luego del impedimento de la entrada de los camiones recolectores durante dos días esta semana al vertedero de Duquesa, la situación de cúmulo de basura por el retraso, volvió a la normalidad.


Explicó que uno de los problemas que afrontan todos los días es que los camiones pasan hasta cuatro veces por una calle y siempre hay basura porque la gente tiene la costumbre de sacar la basura cuando le parece, y no los días y las horas que les corresponde a cada sector.


Sostuvo que eso da la impresión de que siempre hay basura y de que no se recoge, pero que eso no es así.


Abogó por el establecimiento de algún mecanismo legal que sancione a quienes cometen esa práctica.


Reporteros de DL, en un recorrido por el Distrito Nacional comprobó esa situación cuando transitaba por la carretera Sánchez y mientras un camión recogía basura en vertederos improvisados en medio de la vía, la gente volvía a depositar basura en los lugares ya limpios.