Basura


La emanación de gases, la proliferación de ratas, cucarachas, moscas y mosquitos, son parte de los efectos que padecen moradores de Cristo Rey por un vertedero improvisado en la avenida Reyes Católicos.


Lo que era una acera para el tránsito de peatones, se ha convertido en un depósito de escombros, por lo que la gente tiene que caminar por la calle, exponiéndose a ser atropellada por los vehículos que transitan por el lugar.


Samuel Romero vive en la ladera de la montaña que da acceso a la parte Este de Cristo Rey y dice que desde tiempos inmemoriales está viendo el vertedero. Explica que aunque el Ayuntamiento recoge los desperdicios, ya es costumbre de la gente lanzar su basura a cualquier hora.


“Se han hecho huelgas para que quiten ese basudero. El ayuntamiento puso unos tubos para que no echaran basura y los rompieron y jamás los han vuelto a poner”, sostuvo.


Margarita Ortega tenía un saloncito de belleza donde se ganaba la comida de su familia, pero tuvo que quitarlo, porque las moscas y los malos olores que salen de la basura afectaba a los clientes que se quejaban con frecuencia.


“Yo no me he ido de aquí, porque esta casita es mía, dijo la mujer mientras deploraba la situación de insalubridad en que viven por el improvisado vertedero.