Coercion


La Tercera Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación conoce este lunes la revisión de la medida de coerción de un año de prisión impuesta contra Arsenio Quevedo, presidente de la Unión Nacional de Transportistas y Afines (UNATRAFIN), a quien la Fiscalía implica en una red de sicariato.


La revisión a la medida se le hará también a Danilo Octavio Reynoso Recio (a) Danilo El Prieto, quien al igual que Quevedo fue enviado a la cárcel del nuevo modelo penitenciario de Higüey por un año por el juez de Atención Permanente del Distrito Nacional, Honorio Suzaña.


El Ministerio Público sostiene que Quevedo, quien también es imputado de lavado de activos proveniente de la mafia de los combustibles, es el cabecilla de un grupo que ha hecho uso de la práctica criminal en todo el territorio nacional desde finales del 2008, conducta que consiste en ejecutar transportistas por diferencias y conflictos en las distintas rutas del transporte público.


“Quevedo planificó varias ejecuciones que materializaba a través del regidor de Pedro Brand, Erikson de los Santos Solís (a) Ney, vicepresidente de UNATRAFIN, contra quien se impuso medida de coerción”, dice la instancia que la Fiscalía dirigió al juez Suzaña en su solicitud de prisión preventiva.