Shaq


Menos de una hora después de firmar su primer contrato profesional, Shaquille O’Neal, con 20 años de edad, ya había gastado su primer millón de dólares.


“Lo primero que quería hacer era liberar a mis padres de sus trabajos”, le dijo O’Neal a CNN, previo a la nueva temporada 2015-2016 de la NBA en Oakland, California. “Gasté un millón de dólares en 45 minutos aproximadamente, pero realmente valió la pena”.


Después de eso, O’Neal, el jugador más dominante en la liga durante sus mejores tiempos, seguiría adelante y ganaría más de 291 millones de dólares únicamente con su salario de la NBA, según basketball-reference.com, mientras ganaba cuatro títulos antes de establecerse en la vida como un analista para “Inside the NBA” DE TNT.


“Mi mamá está feliz, su casa está pagada; tuvo el auto que sabía que no conseguiría ni en sus sueños, un Mercedes-Benz. Mi padre tuvo uno, yo también. Me sentía bien”, dice O’Neil, al reflexionar sobre la manera en que le afecta a los jóvenes profesionales subir en su nivel de vida, de la noche a la mañana, en la liga mejor pagada del mundo.


“Pero el asunto es que tienes que educarte para saber cómo mantener eso, y muchas personas no lo hacen”.


Nunca se han dicho palabras que lleven más verdad en ellas


Fuera de la cancha, O’Neal era también una gran fuente de ingresos en tanto que protagonizaba películas, lanzaba discos de rap y promocionaba un grupo de productos, entre ellos Reebok, Burger King y Pepsi.