JCE


El presidente de la Junta Central Electoral (JCE) afirmó ayer que ese organismo no tiene que tener ni buenas ni malas relaciones con ninguna embajada en el país y que es con el pueblo y con las instituciones dominicanas con quien deben “estar bien” esas relaciones, las cuales -consideró- “están perfectas”.


Las embajadas tienen que tener relaciones con la Cancillería de la República, que es quien representa el Estado dominicano frente a los demás Estados”, precisó Roberto Rosario, al ser cuestionado sobre cómo están las relaciones de la JCE con la delegación diplomática de los Estados Unidos en el país, luego de su reunión con el embajador James W. Brewster, de la cual no trascendió de manera oficial lo tratado.


Rosario dijo, además, que a él nadie le ha pedido la visa, pero aclaró que cuando de relaciones internacionales se trata, es partidario del principio de reciprocidad, con lo que aclara los rumores que circularon en las redes sociales de que la embajada le habría solicitado que entregara su visa estadounidense tras lo que declaró Brewster en el almuerzo anual de la Cámara Americana de Comercio de República Dominicana (AMCHAMDR).


“El que pide debe dar. ¿Ustedes saben lo que es reciprocidad de Estado?, cuestionó y acto seguido respondió: “Un Estado debe dar el mismo trato que recibe y yo creo que…no me luce que a mí me vayan a pedir algo porque yo voy a decir: no hay problema pero entrega la tuya”, puntualizó Rosario.


El magistrado consideró que la ciudadanía tiene que acostumbrarse a que un órgano como la JCE pueda ser objeto de “atención” de todo el que habite este país o de todo el que represente un ente público o privado. Sin embargo, también afirmó que el pueblo debe tener la seguridad de que el organismo siempre recibirá cualquier inquietud y la verá como un acto legítimo de quien pudiera tener interés en un tema.


“Pero nunca será más de ahí. Escucharlos y tratarlos según corresponda en el ejercicio pleno de nuestra soberanía”, aclaró Rosario. Dijo que es una situación superada por la sociedad el hecho de que el presidente de la Junta reciba o no presión y confió en que la ciudadanía no percibe que el presidente de la Junta “sea pensionable”. El presidente de la Junta habló en la sede de la institución después de que firmó un acuerdo con la Alianza Dominicana contra la Corrupción (Adocco) para permitir a esta organización de la sociedad civil desarrollar un programa de monitoreo a las operaciones administrativas de la JCE.