151219184720_brasil_escuela_papa_noel_624x351_gettyPedro Martín, de 60 años, vive en Guadalupe, en la zona norte de Río de Janeiro, en Brasil.
Trabajó por más de tres décadas en la industria naval, contruyendo plataformas petrolíferas. Luiz Tirelli, también de 60 años, vive al otro lado de la ciudad, en la Laguna Rodrigo de Freitas.


Llegó a tener una empresa de tecnología de la información con más de 40 empleados.
Golpeados por la crisis, llevan más de un año sin trabajo. Pero aunque sus trayectorias hayan sido completamente distintas, Martín y Tirelli encontraron el mismo camino para esquivar las turbulencias financieras.


Ambos trabajan como Papá Noel por primera vez en este periodo navideño.
Con una tasa de desempleo del 8,9% en el tercer trimestre de 2015 y una proyección del 10% para 2016, no son los únicos que andan buscando oportunidades laborales.


Como Martín, unas 14.000 perdieron sus puestos de trabajo en el sector del transporte marítimo en la primera mitad de este año, y solo en el estado de Río de Janeiro. Es la industria a la que más ha afectado la crisis de Petrobras y el contexto económico en general.


“Tenía un contrato hasta 2018 para construir plataformas”, recuerda Martín. “Me sentí muy decepcionado”. La crisis también tuvo un impacto directo sobre su negocio. “De 40 funcionarios pasé a tener ocho. Y de ocho pasamos a cuatro. Después ya solo quedamos mi marido y yo. Todo empezó a desmoronarse”, cuenta.


Martín y Tirelli supieron de la escuela de Santa Claus a través de anuncios en internet y por los comentarios de los amigos. Y en seguida vieron en ella una potencial salida para unos tiempos tan difíciles. Además, no fueron los únicos.


“El año pasado los que hicieron de Papá Noel llegaron a ganar entre US$3.700 y US$5.000 entre noviembre y el 25 de diciembre”, asegura Tirelli. “Con la crisis, si logramos la mitad de eso ya es ganancia”, exclama.


“Es mi primer año como Papá Noel y ya conseguí este trabajo que me permitirá pasar la Navidad”, dice.Sin embargo, no pierde la esperanza de que la situación económica cambie y pueda volver a sus orígenes. “Sé que me pueden volver a contratar, así que he enviado el currículum. Mi intención es volver a trabajar en el sector del petróleo”.


Fuente: BBC