Papa


El papa Francisco pidió hoy que las relaciones entre católicos y ortodoxos se inspiren siempre en el respeto, el amor, el perdón y la convivencia fraterna, en vísperas de que comience el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, el próximo 8 de diciembre.


“Mañana tiene lugar el 50 aniversario de un memorable evento entre católicos y ortodoxos. El 7 de diciembre de 1965, víspera de la conclusión del Concilio Vaticano II”, dijo Jorge Bergoglio tras el rezo del Ángelus en el Vaticano.


“Con una declaración común entre el papa Paolo VI y el patriarca ecuménico Atenagora, fueron cancelados de la memoria las sentencias de excomunión intercambiadas entre la Iglesia de Roma y la de Constantinopla en 1054”, agregó.


Destacó que “es realmente providencial que aquel gesto histórico de reconciliación, que creó las condiciones para un nuevo diálogo entre ortodoxos y católicos en el amor y en la verdad, sea recordado justo antes del inicio del Jubileo de la Misericordia”.


El papa dijo que “no existe un verdadero camino hacia la unidad sin pedir perdón a Dios y entre nosotros por el pecado de la división”.


“Recordemos en nuestra oración al patriarca ecuménico Bartolomeo y a los otros jefes de las iglesias ortodoxas, y pidamos al Señor que las relaciones entre católicos y ortodoxos se inspiren siempre en el amor fraterno”, concluyó.


El 8 de diciembre dará inicio al Jubileo Extraordinario de la Misericordia, un Año Santo que tiene un significado especial pues se celebra en el quincuagésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II (1962-1965).