Policia


La conocen como “Happy” (feliz), pero cuando Mahfuza Akhter fue encontrada con contusiones y llorando por las calles de Daca, era cualquier cosa menos feliz.


La antigua empleada de 11 años –que vivía en casa de sus patrones– de uno de los héroes del cricket de Bangladesh está en el centro del que quizás es el mayor juicio contra una celebridad que el país alguna vez haya visto.


Ella afirma que fue abusada por la estrella internacional de cricket, Shahadat Hossain, y su esposa, Nritto Shahadat, mientras trabajaba en su casa.


“Solían golpearme con palos, utensilios de cocina, me daban puñetazos y me arañaban. Me abofeteaban mucho”, dijo, señalando una inconfundible cicatriz en su rostro.


Hossain y su esposa están ambos bajo custodia policial, acusados por represión infantil y por emplear a una menor de edad. El abogado de Hossain dice que él es inocente y que no estaba en casa el día que Happy se escapó.


El abogado rehusó hacer comentarios en nombre de su esposa, pero el 1 de diciembre, a Shahadat le concedieron una fianza temporal por causas humanitarias pues tiene un bebé pequeño.