151215154115_tecnologia_barbie_espia_624x351_getty“Los niños que jueguen con ella no estarán hablando solo con una muñeca, estarán hablando directamente con un conglomerado de empresas jugueteras que tienen en ellos un interés financiero”. Son palabras de Susan Linn, la directora de la Campaña para una Infancia Libre de Anuncios, una organización que defiende los derechos de los niños como consumidores.


Y la muñeca de la que habla es nada más y nada menos que la versión más innovadora del juguete insignia de Mattel, Hello Barbie. La empresa californiana ya ha salido al paso de estas acusaciones, y ha negado que la muñeca espíe a los niños.


“Hello Barbie cumple con los estándares de seguridad exigidas por el gobierno de Estados Unidos, incluyendo la Ley de Protección Cibernética de Menores”, ha asegurado Mattel a través de un comunicado
“Realmente interactiva”


Hello Barbie y es la primera muñeca realmente interactiva del mercado. Esto es, no solo es capaz de repetir unas frases pregrabadas, sino que puede mantener una conversación con los niños que juegan con ella. Lo hace gracias a un software diseñado por la empresa californiana ToyTalk y que emplea algoritmos de aprendizaje automático. Esto significa que este modelo almacena charlas para desarrollar futuras habilidades conversacionales.


Además, todo lo que graba queda almacenado en los servidores de la compañía durante dos años. Y es eso lo que asusta a la organización de Linn y otras asociaciones de consumidores. Aseguran que la muñeca no solo habla con los niños, sino que los espía. La empresa de seguridad cibernética Bluebox apoya su teoría, tras haber analizado el producto.


“Tuve acceso a información que nunca hubiera tenido que obtener”, dijo a la edición de Chicago del medio estadounidense NBC. Mattel lo niega tajante, y asegura que la muñeca no violará en ningún caso la privacidad de los menores. La compañía explica que guardará las conversaciones solo para ir perfeccionando el producto. Y promete que las grabaciones de los niños no podrán ser escuchadas por nadie ni se venderán a terceros.


Varias organizaciones de consumidores insisten en que en que las filtraciones de datos están a la orden del día, y que no es posible garantizar que la información grabada por Hello Barbie no terminará en manos de terceros. Además, denuncian que el sistema dirige y condiciona el aprendizaje de los menores sin tener en cuenta criterios como el de la imaginación.


Sea como sea, la muñeca ya se puede comprar.


Fuente: BBC