Screen Shot 2015-12-16 at 9.34.18 AMSANTO DOMINGO. Hace unos 34 años, en 1980, para ser más exactos, el tiempo que en promedio podía esperar vivir una persona en la República Dominicana era 63 años. En 2014 aumentó a 73.5, significando que la esperanza de vida al nacer en el país subió 10.5 años.


El incremento se refleja en una serie cronológica elaborada dentro del marco del Índice de Desarrollo Humano 2014, presentada en un reciente informe al respecto divulgado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).


La esperanza de vida al nacer hace referencia a la cantidad de años que viviría un recién nacido si los patrones de mortalidad que están vigentes cuando se produce su nacimiento no cambian a lo largo de la vida del infante.


Esta puede variar dependiendo de los cambios que se producen en las condiciones de vida a lo largo de los años.


Si se toma en cuenta el Índice de Desarrollo de Género 2014, presentado también por el PNUD, en la República Dominicana las mujeres tienen más esperanza de vida al nacer, con un promedio de 76.7 años, a diferencia de los hombres a quienes se les calculan 70.4 años.


Estas cifras son inferiores a las estimadas para Latinoamérica y el Caribe. El citado índice de género presenta que para las mujeres en las regiones indicadas, la esperanza de vida al nacer es de 78.2 años y para los hombres 71.7 años.


¿Por qué se calcula?
El PNUD explica que el Índice de Desarrollo Humano es una medida sintética para evaluar el progreso a largo plazo en las tres dimensiones básicas del desarrollo humano: una vida larga y saludable, el acceso al conocimiento y un nivel de vida digno.


La vida larga y saludable -destaca- se mide a través de la esperanza de vida.


La escolaridad
Entre 1980 y 2014, los años promedio de escolaridad también aumentaron 3.7 años y los años esperados de escolaridad 1.9.


El PNUD señala que el acceso al aprendizaje y al conocimiento se mide a través de los años esperados de escolaridad de los niños en edad escolar, que significa “el número total de años de escolarización que un niño en edad escolar podría esperar recibir si los patrones vigentes de las tasas de matriculación por edad se mantienen a lo largo de su vida”.


Para 1980, los años promedio de escolaridad en el país eran 3.9 y aumentaron a 7.6 en 2014.


Cuando se trata de años esperados de escolaridad, en 1985 eran 11.2 y en 2014 se incrementaron a 13.1.


Al tomar en cuenta el Índice de Desarrollo de Género 2014, los años esperados de escolaridad para las mujeres son superiores a los de los hombres: 13.6 y 12.6, respectivamente, ligeramente inferior a los de Latinoamérica y el Caribe que para las mujeres son de 14.4 y para los hombres 13.7.


El mismo índice también establece que los años promedio de escolaridad en las mujeres son de 7.7, superior a los 7.2 de los hombres.