DSC01061Luego de muchos meses de investigación, averiguaciones e indagaciones, la embajada dominicana en Honduras descubrió los descendientes directos del general Máximo Gómez, quienes residen en la ciudad de San Pedro Sula, situada al norte de Honduras.


El señor Anzoni Gómez, biznieto de Máximo Gómez se encuentra residiendo allí junto a su familia, lugar en donde el militar dominicano vivió a finales del siglo XIX, fue administrador del puerto más importante de toda Honduras y vio nacer a varios hijos.


Durante el encuentro entre la familia del prócer de la independencia de Cuba y la representación nacional en Honduras, habló el embajador dominicana en ese país centroamericano, José Osvaldo Leger quien dijo: “Es un hecho de suma importancia. La relación de Honduras con la República Dominicana comienza con la presencia de Máximo Gómez en este hermoso y solidario país, y hay que destacar que el líder militar procreó parte de su familia y vivió en San Pedro Sula”.


El señor Anzoni Gómez agradeció en nombre de toda la familia del general Máximo Gómez a la embajada dominicana el interés puesto en indagar su paradero y dijo estar muy interesado en conocer la patria de su bizabuelo y de visitar a Baní, la tierra que vio nacer al militar conocido como “El Napoleón de las Gerrillas”.


De su lado, la tataranieta de Máximo Gómez, Daniela Gómez destacó que frecuentemente tiene que dedicarle mucho tiempo en las redes sociales a la explicación de que su tatarabuelo era dominicano, y no cubano como piensan muchos jóvenes de su generación que la siguen por los diferentes chats. Agregó también que tiene muchos deseos de visitar la patria de su tatarabuelo.


La embajada dominicana en Honduras conmemoró en noviembre pasado el 179 aniversario del natalicio del general Máximo Gómez con el develizamiento de una estatua en homenaje al insigne luchador que dirigió las estrategias militares, y que vivió por varios años en Honduras, contribuyendo a formar el ejército de ese país de Centroamérica, actividad a la que asistió el presidente hondureño Juan Orlando Hernández y la primera dama Ana García de Hernández. Varios gobiernos hondureños de la época reconocieron al líder militar dominicano, llegando a ocupar importantes puestos en las administraciones gubernamentales hondureñas para ese período.


Máximo Gómez arribó a Honduras en 1879 invitado por el gobierno del entonces presidente Marco Aurelio Soto. El héroe dominicano fue reconocido por el propio presidente hondureño, quien le distinguió ratificándole el grado de general al dominicano nacido en Baní. El militar permaneció en suelo catracho por varios años. En 1895 regresó Gómez a Cuba y en una cruenta guerra, junto a otros patriotas logró la independencia cubana, la cual fue producto de sus estrategias militares y su admirada y seguida valentía. Máximo Gómez murió en el año 1905, en la ciudad de La Habana, a los 68 años de edad.