Servicio Secreto


El coche de un agente del Servicio Secreto de EE.UU. fue desvalijado y a este le fue sustraída el arma, la placa, la radio, unas esposas y un lápiz de memoria USB en Washington, cerca de donde la agencia que se encarga de garantizar la seguridad del presidente tiene su sede, informó hoy CNN.


El canal televisivo citó fuentes sin identificar conocedoras del incidente y un informe policial según el cual el robo se produjo el lunes a plena luz del día, cuando alguien accedió al vehículo del agente aparcado en la calle en el centro de la capital estadounidense.


Cuando el agente regresó a su vehículo, se dio cuenta de que la luneta había sido manipulada y que habían desaparecido una pistola Sig Sauer, un aparato de radio APX6000, unas esposas, un lápiz de memoria USB, una bolsa Patagonia y una placa del Servicio Secreto con número 1266.


De acuerdo con la información publicada por CNN, el agente al que le fue sustraído el equipamiento trabaja en la división de protección presidencial del cuerpo, por lo que sería uno de los encargados de velar directamente por la seguridad del presidente de EE.UU., Barack Obama, y de su familia.


Este incidente se une a la lista de escándalos y fallos de seguridad que han salpicado al Servicio Secreto durante los últimos años, y que llevaron a la dimisión de su directora, Julia Pierson, y a la destitución de cuatro de sus altos cargos.


Uno de los escándalos más sonados que han lastrado la reputación de esta agencia fue el caso de doce agentes del Servicio Secreto que llevaron prostitutas a sus habitaciones de hotel antes de la visita de Obama a Cartagena de Indias (Colombia) para la Cumbre de las Américas de 2012.


Con el malestar por la actuación de los agentes de fondo, el 19 de septiembre de 2013 se produjo un grave incidente de seguridad, ya que por primera vez un individuo logró entrar armado en la Casa Blanca.