151223045551_en_china_hay_ciudades_que_prohben_cualquier_actividad_relacionada_con_la_navidad_624x351_getty_nocreditLa Navidad es una de las celebraciones paganas más difundidas en el mundo, sin embargo no es vista con buenos ojos en todas partes.


En algunos países las celebraciones navideñas están reguladas o directamente prohibidas. En otros lugares existen limitaciones referidas a la compra y venta de ciertos productos e incluso las reuniones familiares para celebrar. El más reciente país en sumarse a la lista de los que prohiben el festejo es Tayikistán (Asia central), que este martes anunció que este año se endurecerán las restricciones para la celebración de la Navidad.


Esta república, que tiene frontera con Afganistán al sur, con China al este, con Kirguistán al norte y con Uzbekistán al oeste, prohibió las siguientes tradiciones navideñas: Árboles de Navidad (naturales o artificiales), Fuegos artificiales, Comidas navideñas, Intercambio de regalos, Recaudaciones de dinero, Disfraces de Papá Noel o de su versión rusa “Padre Frost”.


La religión musulmana es mayoritaria en ese país y no ha dejado de crecer desde que en 1991 se desprendiera de la extinta Unión Soviética.


En otros países


En Brunéi, en el sudeste asiático, se prohibió el uso público de gorros de Papá Noel y otro tipo de indumentaria relacionada. Las personas no musulmanas en Brunéi están autorizadas a celebrar la Navidad pero con la condición de no hacerlo en público. El Islam es la religión oficial del país y el sultán es el jefe religioso de este reino fronterizo con Malasia.


Como cada año, Arabia Saudita emitió una reglamentación anual que prohíbe “signos visibles” de la celebración de la Navidad.


En Arabia también están prohibidas celebraciones como San Valentín o Halloween. En 2012, 41 cristianos fueron detenidos por la policía religiosa árabe acusados por “conspirar para celebrar la Navidad”.


Mientras tanto China, que convive entre su apertura al capitalismo de mercado y la celosa protección de sus tradiciones, tiene zonas donde las festividades navideñas siguen vetadas.