151216122210_analgesicos_624x351_thinkstockSi te doliera la cabeza, ¿te tomarías una aspirina? ¿O eres más partidario del paracetamol? ¿Quizá un defensor a ultranza del ibuprofeno?


Elegir el analgésico adecuado no siempre es sencillo. Y la gran cantidad de marcas que existen en el mercado tampoco facilita la elección. Algunas incluso ofrecen varias versiones del medicamento, cada una destinada a aliviar síntomas específicos. Es el caso de Nurofén, el analgésico británico que Australia ha decidido retirar del mercado.


Antes de salir corriendo a comprar pastillas, valora si realmente las necesitas. Y es que algunos dolores pueden ser tratados sin medicamentos. Por ejemplo, si te duelen los músculos por haber hecho ejercicio, puedes probar a descansar y aplicar hielo en la zona adolorida.


Además, si ya estás tomando otro fármaco deberías asegurarte que un analgésico no será incompatible con éste.
En ese sentido, los remedios para el catarro y la gripe suelen contener analgésicos, así que ten cuidado para no doblar la dosis si tomas ibuprofeno o paracetamol por otra parte. Además, lee la letra pequeña sobre los efectos secundarios y las contraindicaciones.


Todos los medicamentos pueden causar efectos secundarios, y como algunas personas son particularmente susceptibles a sufrirlos, deberían evitar ciertas pastillas. Y en cualquier caso, ante la duda consulta con tu médico o tu farmacéutico.


¿Paracetamol, ibuprofeno o aspirina?


El paracetamol trabaja directamente con los nervios y los receptores en el cerebro para aliviar el dolor.
Así que es el más eficaz para el dolor de cabeza y el de dientes, por ejemplo. También ayuda a bajar la fiebre, por lo que puede ser útil en estados gripales que incluyan este síntoma.


El ibuprofeno es particularmente eficaz cuando el dolor viene acompañado de inflamación, como en el caso de la artritis. Además, alivia el dolor 30 minutos, mientras que para que el paracetamol surta efecto tienen que haber pasado entre 45 y 60 minutos desde la ingesta de la primera dosis.


La aspirina tienen un efecto antiinflamatorio similar al ibuprofeno, pero está contraindicada en varios casos.


De todas formas, ante cualquier duda mejor consultar al farmacéutico. Y si el dolor no cesa, volver al médico.


Fuente: BBC