150731180818-aedes-aegypti-exlarge-169Los funcionarios de salud brasileños están dando algunos consejos fuera de lo común en estos días: no quedar embarazada.


Ese es el mensaje para los padres potenciales, especialmente para los que están en el noreste, luego de que los funcionarios encontraran un virus transmitido por mosquitos, llamado Zika, el cual causa microcefalia en recién nacidos, un desorden neurológico que puede impedir que el cerebro se desarrolle por completo.


“Es una decisión muy personal, pero en este momento de incertidumbre, si las familias pueden aplazar sus planes de embarazo, es mejor”.


Detrás del brote en Brasil


Más de 2.400 posibles casos de microcefalia han sido reportados este año en los 20 estados de Brasil, comparado con 147 casos el año pasado. Los médicos están investigando su relación con 29 muertes infantiles.


Como resultado de la microcefalia, los bebés nacen con cabezas anormalmente pequeñas que por lo general causan serios problemas de desarrollo y, en ocasiones, muerte prematura. Por consiguiente, seis estados han declarado un estado de emergencia. Solo en el estado de Pernambuco se han reportado más de 900 casos.


“Estos son recién nacidos que requerirán atención especial durante toda su vida. Se trata de un estrés emocional que simplemente no se puede concebir”, dijo Rocha. “Aquí en Pernambuco, estamos hablando de una generación de bebés que será afectada”.


El 28 de noviembre, el ministro de Salud de Brasil anunció que durante una autopsia se había encontrado el virus Zika en un bebé que nació con microcefalia, estableciendo un vínculo entre ambos. Inicialmente concentrada en el noreste de Brasil, ahora se han detectado muchos casos de microcefalia en Río de Janeiro y Sao Paulo hacia el sur, lo que avivó los temores en todo el país.


De dónde se originó el Zika y hacia donde se extiende


La fiebre Zika fue inicialmente descubierta en Uganda en la década de 1940 y desde entonces se ha convertido en endémica en la mayor parte de África. También se extendió hacia el Pacífico Sur y zonas de Asia, y más recientemente a América Latina.


El Aedes aegypti es el mismo mosquito responsable de la propagación de la fiebre amarilla, el dengue y el chikungunya. El virus Zika es difícil de detectar y muchas veces no presenta ningún síntoma. El Ministerio de Salud de Brasil dice que se han dado entre medio millón y 1,5 millones de casos en el país en el último brote.


Tanto la Organización Mundial de la Salud como la Organización Panamericana de la Salud han emitido alertas en relación al brote de Zika en Brasil y otros países de América Latina.


Los gobiernos federales y locales han incrementado los esfuerzos para combatir el mosquito Aedes aegypti y han instado a la gente —especialmente a las mujeres embarazadas— para que se apliquen repelente de insectos y permanezcan en casa.


Con el verano caliente y lluvioso, la preocupación es que Brasil podría haber experimentado un gran repunte de Zika. Si bien podría llevar meses o incluso años antes de que los investigadores determinen si los mosquitos realmente son los culpables, ellos están instando a las familias a que eviten riesgos y aplacen los embarazos.


Fuente: CNN