Rusia


La campaña aérea de Rusia en Siria causó la muerte de cientos de civiles y destrucción masiva en zonas residenciales, según un informe publicado el miércoles por Amnistía Internacional.


El grupo de defensa de los derechos humanos afirma que el patrón de los ataques “muestra evidencia de violaciones al derecho internacional”.


Rusia participa en la campaña militar en Siria en apoyo del asediado presidente Bachar al Asad desde septiembre. Moscú dice que su operación está dirigida a derrotar “objetivos terroristas”, pero Estados Unidos afirma que los ataques aéreos rusos se dirigen a las fuerzas de la oposición siria en vez de contra ISIS, que ha tomado el control de gran parte del país.


El informe de Amnistía se refiere a seis ataques que –dice la organización- tuvieron lugar en las ciudades sirias de Homs, Idlib y Alepo entre septiembre y noviembre de este año, que se cobraron la vida de al menos 200 civiles y alrededor de una docena de combatientes rebeldes sirios. El grupo también afirmó que Rusia encubrió daños en una mezquita en un ataque aéreo, y un hospital de campaña en otro.