Siria


Los enfrentamientos registrados en las últimas horas por el control de tres aldeas al norte de la ciudad de Alepo (norte) han causado más de 70 muertos, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.


Al menos 38 combatientes del Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda, y de otros grupos islamistas murieron durante los choques que se desencadenaron ayer después de que los rebeldes trataran de conquistar las aldeas de Handarat, Bashkaui y Duair al Zaitun.


Al Nusra hizo explotar un coche bomba en la zona y posteriormente se desencadenaron los combates con las fuerzas del régimen del presidente Bachar al Asad.


En las filas extremistas, se registraron tanto víctimas mortales de nacionalidad siria como extranjeros, señaló el Observatorio.


Mientras, en las filas del régimen, murieron al menos 33 hombres, entre ellos 17 combatientes chiíes procedentes de Nabl y Al Zahrá, en el norte de la provincia de Alepo, donde la mayoría de la población pertenece a esta rama del islam asociada al Gobierno de Damasco.


Durante los combates, la aviación gubernamental llevó a cabo bombardeos sobre las afueras de las tres localidades que los grupos insurgentes trataron de conquistar.


Después de esos enfrentamientos, las fuerzas del régimen consiguieron recuperar el control de los territorios, que estaban en sus manos anteriormente.


Por otra parte, al menos cinco combatientes rebeldes y un soldado gubernamental perecieron hoy en enfrentamientos entre las dos partes en las afueras de la localidad Jan Tomán, al sur de Alepo, informó también el Observatorio.


Mientras, otros cinco combatientes del grupo terrorista Estado Islámico (EI), uno de ellos de nacionalidad tunecina, murieron en un bombardeo aéreo sobre la zona de Al Kenisa, en la ciudad de Al Raqa, principal bastión del EI en el norte de Siria.


Siria es escenario desde hace más de cuatro años de un conflicto armado que ha causado más de 250.000 muertos.