Perdidas


Los mortales ataques terroristas ocurridos en París han dejado a Air France sin una parte de sus ingresos.


Air France-KLM informó que los ingresos en noviembre habían bajado 50 millones de euros (unos 54 millones de dólares) como consecuencia de los atentados.


El 13 de noviembre, varios terroristas mataron a 130 personas en París. Los ataques paralizaron la ciudad durante días y perjudicaron su vital industria del turismo, ya que muchos visitantes cancelaron sus viajes.


La alianza Air France-KLM dijo que su factor de carga, el cual mide cuán lleno va un vuelo, se redujo en 0,9 puntos porcentuales luego de los ataques.


El grupo francés-holandés dijo que espera que la masacre siga teniendo un impacto en los volúmenes de pasajeros a inicios del próximo año, pero este debería ser “muy limitado”.


Los ataques también han empañado la perspectiva para la frágil recuperación económica de Francia. El martes, el Banco de Francia recortó su pronóstico para el crecimiento del cuarto trimestre a 0,3% a partir de 0,4%.


Francia acaba de regresar al crecimiento después de un largo periodo de estancamiento. Su economía creció un 0,3% en el tercer trimestre, y se había previsto que creciera en solo un 1,1% este año.


Hoteles, restaurantes y otras actividades de esparcimiento se han visto afectadas por los ataques terroristas, dijo el Banco de Francia.


El turismo es la industria número uno en París: generó más de 21 mil millones de euros en ingresos de casi 46 millones de visitante a la ciudad el año pasado. Alrededor de 500.000 empleos en París y sus inmediaciones dependen de la industria.


El ministro de Economía, Emmanuel Macron, dijo que los hoteles de París sufrieron una disminución de un 15% a un 20% en el número de huéspedes la semana después de los ataques, mientras que el número de personas que salía a cenar a restaurantes bajó un 10%.


El número de turistas que cancelaron sus viajes a la “Ciudad Luz”, la semana después de los ataques, superó el 21% en comparación con la misma semana del año pasado. Y las reservaciones para Navidad —normalmente una época ajetreada en París— bajaron en un 13% luego de los ataques.