CHINA


Un gigantesco corrimiento de tierra, que sepultó más de 30 edificios y provocó una explosión de gas en una zona industrial del sur de China, dejó al menos 91 personas desaparecidas, según un nuevo balance anunciado este lunes por la prensa oficial.


Testigos narraron cómo a última hora de la mañana del domingo una masa de tierra y fango rojiza sepultó numerosas viviendas y fábricas de esta zona de Shenzhen, una ciudad fronteriza con Hong Kong.


Más de 1.500 socorristas y 104 camiones de bomberos se encontraban desplegados en el lugar de la catástrofe, según la agencia oficial Xinhua.


El ritmo de trabajo era lento a causa de la persistente lluvia, la poca visibilidad durante la noche y el barro, explicó a la agencia Ao Zhuoqia, miembro de la brigada de bomberos de Shenzhen.


Un balance anterior había informado de 59 personas desaparecidas.


Las fotos del desastre mostraban una enorme masa de tierra de unos diez metros de altura cubriendo varias hectáreas de terreno, mientras las excavadoras se afanaban en apartar barro y escombros.