151105155102_fragmento_624x351_thinkstock_nocreditSe llama WT1190F, tiene un tamaño de entre uno y dos metros, y en este preciso instante está viajando desde el cielo hacia la Tierra.


Si su trayectoria continúa tal y como está previsto, este misterioso fragmento de basura espacial ingresará en la atmósfera terrestre el 13 de noviembre a las 06:19 GMT. Pero no te alarmes, lo más probable es que se desintegre apenas haga contacto con la atmósfera, y si todavía queda algún remanente, caerá en el Océano Índico a unos 65 Km de la costa de Sri Lanka.


Dadas sus características -su tamaño y su densidad, que indica que es hueco- es muy posible que se trate de un objeto artificial, “una pieza perdida de la historia espacial que regresa para perseguirnos”, dice Jonathan McDowell, investigador del centro de astrofísica Harvard-Smithsonian, en Estados Unidos.


Podría ser, por ejemplo, una parte de un cohete o un panel solar que se desprendió de una misión reciente a la Luna. Aunque también existe la posibilidad de que sea mucho más antiguo, incluso de la era de los programas Apolo de la NASA.


No obstante se teme que haya muchos más, aunque resulta imposible saber cuántos. De acuerdo a las cifras más recientes de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA), hay cerca 500.000 fragmentos de basura espacial de entre 1 y 10 cm.


Fuente: BBC