Mosquito


Los virus del zika, dengue y chikungunya son los principales retos que tienen actualmente los países de la región, sobre todo los de clima tropicales como República Dominicana, por lo que el combate durante todo el año del mosquito transmisor es la principal arma para evitar brotes y muertes por estas enfermedades.


Así lo señalaron las infectólogas pediatras María Catalina Pírez, de Uruguay, y María Luisa Ávila, ex ministra de Salud de Costa Rica, al señalar que para luchar contra el Aedes aegyptis, trasmisor del virus que provoca esas tres enfermedades, debe haber una estrategia integral de todos los sectores, un efectivo saneamiento ambiental y acciones de educación, prevención y control permanentes durante todo el año.


La doctora Ávila recuerda que cada año Costa Rica tiene una incidencia importante de casos de dengue, pero que desde hace muchos años tienen cero mortalidad por esa enfermedad debido a la vigilancia y al diagnóstico temprano que se hace de los mismos.


Ambas especialistas fueron consultadas al respecto durante su participación en un encuentro con periodistas de varios países de la región organizado por la farmacéutica Pfizer donde se discutió lo referente al impacto de las enfermedades infecciosas en la Salud Pública, los nuevos paradigmas para la vacunación en el siglo XXI y la importancia de la vacuna contra la neumonía en la población.


La ex ministra costarricense dijo que la información a la población es fundamental y que el manejo de los residuos sólidos es de gran apoyo porque el mosquito hay que atacarlo durante todas las estaciones del año, sin importar que sea verano o invierno.


Dijo que este año la incidencia del dengue en Costa Rica es baja con alrededor de 5,000 casos, pero con cero muerte desde hace varios años, y que la clave para ello ha sido la atención temprana del paciente; siempre pensar en esa posibilidad cuando llegue un niño con fiebre y con plaquetas bajas y hospitalizarlo tempranamente y vigilarlo para evitar complicaciones.


Sobre todo, agregó. tener protocolos de atención homogéneos para todo el país, que no sea que un médico lo maneje de una manera y otro de otra forma.Entiende que la virulencia del virus es la misma porque no hay ni un virus nuevo ni más agresiva.